UNISCI Discussion Papers ISSN: Universidad Complutense de Madrid España


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "UNISCI Discussion Papers ISSN: Universidad Complutense de Madrid España"

Transcripción

1 UNISCI Discussion Papers ISSN: Universidad Complutense de Madrid España González, Francisco; Rojo, Carlos SEGURIDAD ALIMENTARIA Y PRODUCCIÓN AGRARIA EN EL MAGREB CENTRAL: CARACTERIZACIÓN, EVOLUCIÓN, RESTRICCIONES, POTENCIAL UNISCI Discussion Papers, núm. 31, enero, 213, pp Universidad Complutense de Madrid Madrid, España Disponible en: Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información Científica Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto

2 SEGURIDAD ALIMENTARIA Y PRODUCCIÓN AGRARIA EN EL MAGREB CENTRAL: CARACTERIZACIÓN, EVOLUCIÓN, RESTRICCIONES, POTENCIAL Francisco González 1 y Carlos Rojo 2 Escuela de Ingeniería Agrícola, UPM Resumen: La seguridad alimentaria es considerada como elemento de bienestar de la población e incluso de estabilidad social y política. La agricultura tiene un papel esencial en la consecución de la seguridad alimentaria de una región o de un país; por ello, el presente trabajo analiza el sector agrario en los países del Magreb central (Argelia, Marruecos y Túnez) y su papel tanto en la seguridad como en la autosuficiencia alimentaria. En primer lugar, se revisan algunos indicadores macroeconómicos que guardan relación directa con la seguridad alimentaria y que muestran los principales aspectos estructurales del sector y el papel que desempeña la agricultura en la economía de estos tres países. A continuación se realiza un estudio de los principales productos agrícolas y ganaderos, indicando su aportación en términos de superficie, producción y rendimiento. Finalmente se analizan algunas restricciones impuestas por los condicionantes ambientales a la seguridad alimentaria y el grado de utilización de los recursos de tipo tecnológico, y se aportan algunas indicaciones de las actuaciones que se llevan a cabo y de las vías potenciales de mejora del sector agropecuario. Palabras clave: Comercio de Alimentos, Magreb, Unión Europea, Marruecos, Argelia, Túnez, Agricultura. Title in English: Maghreb States Perspectives Regarding Imports and Exports of Food Products Abstract: Food security is seen as an element of population welfare and even of social and political stability. Agriculture has an essential role in the aim of food security for a region or a country; in this paper the agricultural sector in the countries of Central Maghreb (Algeria, Morocco and Tunisia) and its role in their food security as well as self sufficiency is analyzed. First, some macroeconomic indicators directly related with food security, showing the main structural aspects of primary sector and the role of agriculture in the economy of the three countries are reviewed. Afterwards a study is made of the basic agricultural and livestock products, pointing their contribution in terms of surface, production and yield. Finally, some restrictions to food security based on environmental conditions and utilization level of technological resources are analyzed, providing some indications of actual and potential lines for improvement of the agrarian sector. Keywords: Food trade, Maghreb, EU, Morocco, Algeria, Tunisia, Agriculture. Copyright UNISCI, 213. Las opiniones expresadas en estos artículos son propias de sus autores, y no reflejan necesariamente la opinión de UNISCI. The views expressed in these articles are those of the authors, and do not necessarily reflect the views of UNISCI. 1 Carlos Rojo es profesor titular del Departamento de Producción Vegetal: Fitotecnia de la Escuela de Ingeniería Técnica Agrícola de la Universidad Politécnica de Madrid y miembro del Foro Hispano-Argelino. Dirección: Escuela de Ingeniería Técnica Agrícola UPM, Ciudad Universitaria, s/n 284 Madrid, España 2 Francisco González es el director de la Escuela de Ingeniería TécnicaAgrícola de la Universidad Politécnica de Madrid y miembro del Foro Hispano-Argelino. Dirección: Escuela de Ingeniería Técnica Agrícola UPM, Ciudad Universitaria, s/n 284 Madrid, España 253

3 1. Introducción A partir de su independencia, estos tres estados del Magreb han tenido que elaborar políticas de desarrollo conducentes a su modernización y a mejorar el nivel de vida de la población, pero no ha sido hasta la década de los años ochenta, en el siglo pasado, cuando se han llevado a cabo reformas políticas y económicas encaminadas a la liberalización de los sectores productivos. En dichas reformas se ha prestado mayor atención a la agricultura como motor del crecimiento económico y de creación de empleo y como elemento básico de seguridad alimentaria, tomando conciencia de que las sucesivas crisis regionales o globales y el incremento de los precios, principalmente los de los granos de cereales, de los que son fuertemente dependientes, podrían implicar serias restricciones para asegurar el suministro de alimentos a la población. Realizar un diagnóstico sobre la situación y perspectivas del sector agrario en los países del Magreb central es complejo; dicho sector presenta ciertas similitudes en los tres países y, dada su pertenencia a la cuenca mediterránea, las condiciones bioclimáticas son parecidas a las de otros países del área, con producciones agrícolas similares: cereales, olivo, frutas, hortalizas, etc. Sin embargo, podría decirse que la diversidad de situaciones constituye el carácter dominante de la agricultura del Magreb y que dicha diversidad está originada tanto por la singularidad de los factores naturales propios como por el distinto nivel de desarrollo económico alcanzado por cada uno de países, así como por los diferentes niveles de transformación de la agricultura resultante de las planes de estímulo a la misma puestos en marcha en los últimos años. No obstante, es bien clara la necesidad de realizar dicho diagnóstico con cierta precisión, ya que la agricultura de estos tres países desempeña un papel básico 3 ; pues se encuentra en el cruce de la mayor parte de las interacciones económicas, políticas, territoriales y culturales que afectan al área y cumple un papel estratégico en los equilibrios sociales. Sin embargo, ese papel de equilibrio del sector agrario a veces es complejo, ya que en general se asienta sobre una agricultura con escaso grado de modernización y tecnificación, en su mayor parte extensiva, con una oferta rígida y prácticamente invariable en su composición y que se enfrenta a una demanda creciente, como resultado de las enormes presiones demográficas en la zona. Esto ha derivado, en muchos casos, a recurrir masivamente a importaciones de materias primas y alimentos que, en ocasiones, se realizan con unos costes excesivos que agravan el problema del déficit en la balanza comercial. No obstante, la agricultura en la zona merece un tratamiento detallado por su importancia en términos de aportación al PIB y población ocupada. En Marruecos concentra cerca de la mitad de la mano de obra, pero sólo aporta un 1-15 % del PIB, en función de las lluvias, un desequilibrio que muestra su baja productividad. En Túnez, las cifras están más equilibradas, pues ocupa un 16 % de la mano de obra y un porcentaje semejante del PIB. En el resto de la región el peso de la agricultura es reducido, aunque Argelia ha acometido un ambicioso plan de desarrollo agrícola que está dinamizando el sector, en un intento de reducir su fuerte dependencia alimentaria. En general, el Magreb cuenta con una agricultura dual, en la que conviven una agricultura moderna de exportación, dedicada a productos mediterráneos (frutas, aceite de 3 Abis, Sebastien: Un vistazo a la situación agrícola y rural mediterránea, AFKAR/IDEAS, Revista trimestral para el diálogo entre el Magreb, España y Europa (Invierno de 26), pp ; Hervieu, B.; Capone, R.; Abis, S.: Mutations et défis pour l Agriculture au Maghreb, Les notes d analyse du CIHEAM, nº 16 (Oct. 26). 254

4 oliva, hortalizas), y una agricultura tradicional, dedicada a los cereales. Esta dualidad plantea serias limitaciones a su liberalización. La agricultura de exportación está más capitalizada, tiene riego y condiciones climáticas favorables y encuentra sus mercados en la Unión Europea. Representa un porcentaje importante de las exportaciones de Marruecos y, en menor medida, de Túnez (15 % y 8 %, respectivamente, en 25). La agricultura tradicional dedicada a los cereales obtiene bajos rendimientos, está a expensas de las frecuentes sequías, se ve sometida a tensiones contradictorias por parte de las políticas de precios de los gobiernos y resulta penalizada por las políticas de precios estatales al consumo, que mantienen artificialmente bajo el precio de los alimentos básicos como forma de redistribución de rentas a la población urbana. Junto a ellas, residualmente, persiste una agricultura de subsistencia, basada en el autoconsumo y el trueque. La conjunción de una agricultura moderna de exportación y una agricultura tradicional cerealista de bajísima productividad con los fuertes ritmos de crecimiento demográfico y urbanización ha supuesto la aparición de los déficits alimentarios. Todos los países del Magreb requieren de ingentes importaciones de alimentos para alimentar a sus poblaciones. Ante tal problemática, las políticas agrícolas de la zona han orientado su actuación en dos vertientes: primero, estimulando la producción de aquellos productos que exigía el mercado interior, principalmente a través de subsidios, con el fin de ganar en seguridad alimentaria; segundo, acentuando al máximo la especialización en los productos de exportación en los que se disponía de alguna ventaja comparativa, lo que permitiría obtener divisas que financiasen las necesidades de importación de productos básicos, aunque en estas producciones intensivas aún conviven, junto a tecnologías avanzadas, prácticas ancestrales. En muchos casos estas producciones intensivas han estado condicionadas también por los Acuerdos Bilaterales de Cooperación de los tres países con la Unión Europea, que la convierte, generalmente en el primer importador de frutas y hortalizas (sobre todo) procedentes de ellos. Por otra parte esto tiene cierta lógica, pues la agricultura de los países del Magreb central es típicamente mediterránea, con unas condiciones climáticas parecidas, aunque más áridas, que los países vecinos de la ribera norte, lo que conduce a que los cultivos sean similares. En la última década se han realizado importantes iniciativas, tanto en Argelia como en Marruecos, donde a partir de 28 se ha puesto en marcha el Plan Maroc Vert 4. Pero a pesar de estos esfuerzos, es previsible que la rápida expansión de la demanda alimentaria y el crecimiento del consumo, resultante principalmente del crecimiento de la población y de los ingresos, y la dificultad para aumentar la oferta (por restricciones climáticas, tecnológicas, cambio climático, etc.), significará en los países del Magreb mayores dificultades para cubrir satisfactoriamente los niveles de autosuficiencia, sobre todo para los productos de base, como los cereales y el azúcar Indicadores macroeconómicos ligados con la seguridad alimentaria Tras la aplicación de políticas conducentes a la estabilización de la economía, los países del MAGREB llevan varias décadas (especialmente desde los años 8) poniendo en marcha reformas administrativas, políticas y económicas que conduzcan a una liberalización del sistema económico y les permitan entrar en ritmos estables de crecimiento sostenido. 4 Moreno Torregrosa, Pasqual (21): Los desafíos de la agricultura marroquí, en Desarrollo, seguridad alimentaria e internacionalización en el Magreb, Valencia, La Nau Solidària. pp

5 Estas reformas, realizadas bajo los auspicios del FMI y del Banco Mundial, han tenido por objeto: Restaurar un crecimiento económico sostenible y reducir el desempleo, Recortar la inflación hasta niveles razonables, Mejorar la situación de la balanza de pagos y amortiguar el impacto de las reformas sobre los sectores más vulnerables de la sociedad, y Generar un sector privado más dinámico (especialmente en Argelia). Esas reformas han sido evaluadas por los organismos internacionales a lo largo de los últimos años. En concreto, en Argelia en el año 25, por el FMI (durante la presidencia de Rodrigo Rato), concluyendo que se detectaba: Economía más abierta y de mercado Avance para restaurar la estabilidad macroeconómica Progreso en la liberalización del comercio Ha crecido la economía En los cuadros siguientes se observa que, por lo que se refiere a dos indicadores macroeconómicos básicos tasa de crecimiento e inflación ha habido mejoras. Se puede decir que ambos, tasa de inflación e índice de crecimiento, en esta época son bastante parecidos a los que pudiera tener un país que está en una relativa y sostenible tasa de crecimiento económico (parecido a los países de la UE en esos años, no ahora). 256

6 Tabla 1. Indicadores macroeconómicos en Argelia durante los últimos años Año Tasa de inflación (%) Tasa de crecimiento PIB (%) Tasa de desempleo (%) 21 4,2 2,6 27,3 22 1,4 4,7 25,7 23 2,6 6,9 23,7 24 3,6 5,2 17,7 25 3,5 5,1 15,3 26 2,53 4,8 12,6 27 3,25 4,5 11,8 28 3,5 5,2 12,5 29 4,5 2,2 1,2 21 5,7 3,3 9,9 Fuente: Oficina Económica y Comercial de España en Argel 257

7 Tabla 2. Crecimiento del PIB y evolución de la inflación en Marruecos y Túnez durante los últimos años Año Marruecos Túnez Crecimiento PIB (%) Inflación (%) Crecimiento PIB (%) Inflación (%) ,6 2, ,2 7, ,2 5, ,7 4, ,1 6,1 2 1, 4,7 21 6,3 4,9 22 3,2 1,7 23 5,5 5,6 24 4,2 6, 25 1,7 4,2 26 7,3 1,1 5,7 4,5 27 3,3 2,5 6,3 3,2 28 5,6 3,7 4,6 5, 29 4,9 1, 3, 3,7 21 3,3 2, ,8,9 Fuente: Oficina Económica y Comercial de España en Rabat 5, Oficina Económica y Comercial de España en Túnez 6 5 Secretaría de Estado de Comercio: "Guía País Marruecos", Oficina Económica y Comercial de España en Rabat (Junio 212). 258

8 En Marruecos, la dependencia del PIB de la agricultura es muy superior a la de otros dos países, especialmente Argelia, que depende del petróleo y gas. Por tanto, en Marruecos existen mayores fluctuaciones en el PIB, asociadas a condiciones climáticas especialmente adversas para la agricultura, como se observa en los años 1995, 21 y 25, en los que se produjeron episodios de sequía. Sin embargo, las reformas a las que se ha hecho referencia al inicio de este apartado no tuvieron un impacto positivo sobre la situación del desempleo hasta casi una década después de su implantación, pues hasta la mitad de la década pasada (24-25) se mantuvieron en cifras comprendidas entre 25-3 %, en Argelia, (Tabla 1) y en torno al 2% en Marruecos; a partir de estos años es cuando descendieron de forma significativa a los valores actuales, en torno al 1 % en Argelia, el 9 % en Marruecos y el 14 % en Túnez, donde curiosamente se ha pasado de una tasa ligeramente superior al 3 % en el año 2 a esta otra; es muy posible que en Túnez los datos sean más fiables, ya que aunque, como se ve, el desempleo ha ido reduciéndose hasta situarse en las tasas citadas, se trata de cifras muy contestadas, especialmente en Marruecos y Argelia. Se estima que incluyen muchas situaciones, especialmente relacionadas con trabajos a domicilio y actividades en el medio rural, que no son registradas como desempleo, por lo que se considera que las tasas reales podrían acercarse al 25-3 %. Uno de los principales problemas actuales es precisamente el desempleo, que alcanza niveles muy elevados y se concentra en los jóvenes y las mujeres. En el medio rural los datos están mediatizados por la falta de estadísticas, el desempleo encubierto, el subempleo y las actividades de subsistencia. El mercado de trabajo es incapaz de absorber la gran cantidad de jóvenes que se incorporan al mismo como fruto del dinamismo demográfico. Esta situación genera tensiones sociales y supone un factor de expulsión que desemboca en corrientes migratorias. Hasta la fecha, el crecimiento del PIB ha sido insuficiente para generar los recursos exigidos por la presión demográfica. En el largo plazo, las economías del Magreb han crecido por debajo del ritmo de otros países en desarrollo. A título de ejemplo, Marruecos y Corea del Sur partían de niveles de PIB per cápita similares en 196. Con datos del PNUD para el período , la tasa de crecimiento anual medio del PIB per cápita fue del 6 % en Corea del Sur, por sólo el,1 % en Argelia, el 1,4 % en Marruecos y el 2,3 % en Túnez. La constatación de todo ello es que el Magreb presenta índices de desarrollo humano bajos, que se explican sobre todo por la incidencia del analfabetismo, que afecta principalmente a la población rural y a las mujeres. De un total de 177 países recogidos en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) del PNUD en 25, Argelia ocupaba el puesto 12, Marruecos el 123 y Túnez el 87. En ese año, la renta per cápita en paridad de poder adquisitivo era en Argelia de 6.63 dólares, 4.39 en Marruecos y en Túnez. Pese a que los países del Magreb destinan una parte importante de su PIB al gasto en educación, la tasa de alfabetización entre adultos apenas supera el 7% en Argelia, el 82% en Libia, el 52% en Marruecos y el 74% en Túnez El sector agrario La importancia relativa de este sector, comparada con el resto de países del área mediterránea, se observa en la Tabla 3. 6 Secretaría de Estado de Comercio: "Guía País Túnez", Oficina Económica y Comercial de España en Túnez (Septiembre 212). 259

9 Tabla 3. Comparación de los diferentes parámetros macroeconómicos en los países del área mediterránea País Tasa de crecimiento del PIB (%) PIB agricola / PIB total (%) Crecimiento de la población (%) Población agraria /Total (%) Tasa de desempleo (%) Inflación (%) PIB /Activos PIB agrario/ Activos agrarios Albania 4,1 54,,2 68, n.d. n.d Argelia 3,8 9,3 1,8 21, 3,, Egipto 3,9 17, 1,2 37, n.d. n.d España 4,1 3,3,1 7,1 14,1 3, Francia 3,1 2,2,4 3,4 8,8 1, Grecia 4,1 7,2,2 17, 11, 2, Italia 2,9 2,4, 5,7 1,5 2, Líbano, 12, 1,7 9,,3, n.d. Malta* 4, n.d. 2,6 6,7 n.d. n.d n.d. Marruecos,8 1,8 1,8 37,7 21,5 1, Portugal 3,3 2,8,2 1, 4, 2, Túnez 5,9 12,8 1,2 2, 3,3 3, Turquía 7, 13,5 1,5 35,8 6,5 23, Fuente: Elaborado por Malorgio (22) 7. Datos de 1999 De esta Tabla se deduce, en primer lugar, que la aportación de la agricultura al PIB en los tres países considerados es similar a la de otros países sureños, pero en proporción muy superior a la de los países de la ribera norte del Mediterráneos, excepto Albania. Por otro lado, el ritmo de crecimiento de la población es muy superior al de los países del norte. Además, el porcentaje de población agraria es todavía superior al de los países del norte, aunque sea inferior al valor en Egipto y Turquía. 7 Malorgio, Giuliano (22): Integración y competitividad de los sistemas agroalimentarios mediterráneos, en La Agricultura Mediterránea en el Siglo XXI, Colección Mediterráneo Económico, nº 2, Caja Rural Intermediterránea (CAJAMAR), pp

10 De la tasas de desempleo e inflación ya se ha hecho algún comentario. En cuanto a La renta per capita, se observa que es claramente inferior a de los países de la ribera norte, pero igual que en ellos es superior en el medio urbano que el rural, excepto en Marruecos. Otro elemento de referencia es el que surge de la comparación de los Usos del Suelo en los países del área mediterránea, cuyos datos se muestran en la Tabla 4. Tabla 4. Comparación del uso de la tierra en los países del área mediterránea. Datos en miles de ha. País Superficie agraria Superficie cultivable Cultivos permanentes Pastos permanentes Bosques Albania Argelia Egipto n.d. 31 España Francia Grecia Italia Líbano Malta n.d. 14 Marruecos Portugal Túnez Turquía Fuente: Elaborado por Malorgio (22) 8. Datos de Ibid. 261

11 De la Tabla se deduce la presencia de grandes superficies agrarias, pero una reducida superficie cultivable, ya que en el total se incluye una gran superficie de pastos de carácter muy extensivo y que soportan cargas ganaderas inferiores a 1 UGM por hectárea. Esta distribución de tierras, especialmente esa gran cantidad de tierras destinadas a pastos, muy poco productivas, impone una fuerte restricción a la producción de alimentos en detrimento de la seguridad alimentaria. Por otra parte, hay que considerar que en la superficie cultivable la estructura de las explotaciones no es la adecuada, pues aunque las cifras indican una superficie tan grande y con un grado de extensión muy acusado se observa que por ejemplo en Argelia, más del 7 % de las explotaciones son menores de 1 ha. Hay que considerar asimismo la organización territorial en la zona. En el Magreb Central, el clima y los factores orográficos desempeñan un papel fundamental en la localización de las áreas en las que la agricultura tiene mejor porvenir. En las cercanías a las áreas costeras se agrupan las tierras más fértiles y los principales recursos hídricos, que se defienden del avance del desierto por las cadenas montañosas que se encuentran más al sur de esta área en cada uno de los países. La actividad agrícola se desarrolla en su mayor parte en esas franjas costeras, donde las tierras son fértiles y las precipitaciones, aunque irregulares, permiten el desarrollo de la agricultura mediterránea. En consecuencia, la población tiende a situarse en el litoral, dejando despobladas las regiones interiores y montañosas. El período colonial exacerbó este desequilibrio territorial, al localizar las industrias en las zonas urbanas costeras dotadas de infraestructuras de transporte. Como consecuencia, el Magreb padece un doble desequilibrio territorial: entre el litoral y el interior, y entre el campo y la ciudad. Las malas condiciones de vida en el medio rural han forzado el éxodo hacia las urbes, cuyos servicios se han visto desbordados por el aluvión de emigrantes rurales y el dinamismo demográfico. 2. La Seguridad alimentaria Dentro de la definición del concepto de seguridad alimentaria, la más antigua se remonta a la Declaración Universal de los Derechos Humanos del año 1948, que indicaba, en su artículo 25: Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación. Posteriormente, en la Cumbre Mundial de la Alimentación del año 1974, la seguridad alimentaria fue definida desde la perspectiva del suministro de alimentos: Que haya en todo tiempo a nivel mundial existencias suficientes de alimentos para mantener una expansión constante del consumo y contrarrestar las fluctuaciones de la producción y los precios. 262

12 El objetivo prioritario de esta definición es realizar una contribución a la estabilidad y disponibilidad nacional e internacional de los precios de los alimentos básicos. Entre las definiciones más destacadas se encuentra la del Banco Mundial (1986), que interpreta la seguridad alimentaria como el acceso de todas las personas en todo momento a suficiente alimento para llevar una vida activa y sana. En 1996, en la Cumbre Mundial de la Alimentación, la FAO definió la Seguridad Alimentaria del siguiente modo: Cuando todas las personas tienen en todo momento acceso físico, social y económico a los alimentos suficientes, sanos y nutritivos que satisfagan sus necesidades energéticas diarias y preferencias alimentarias para llevar una vida sana y activa. Esta definición fundamenta la seguridad alimentaria como un derecho. Con algún pequeño matiz, la definición ha sido adoptada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), en 1999 y ha sido incorporada por más de 4 países en sus propios textos constitucionales; la FAO espera que sea incorporada por otros muchos. El derecho a la alimentación consagrada en la definición de FAO de 1996, se fundamenta en cuatro pilares: Disponibilidad. Se refiere a la cantidad y variedad de alimentos y la estabilidad de los mismos en el tiempo y en el espacio. Este es, por tanto, un concepto que hace referencia a la oferta de alimentos, la cual viene motivada por factores como la producción, las importaciones y la ayuda alimentaria (países en desarrollo). Acceso. Es la capacidad de los hogares, sea por medio de sus posibilidades para producirlos, comprarlos o de acceder a ellos mediante transferencias o donaciones. Consumo. Está íntimamente relacionado con las costumbres, creencias, conocimientos, preferencias culturales, prácticas de alimentación y la educación de los hogares. Utilización biológica. hace referencia al aprovechamiento óptimo de los alimentos a nivel nutricional, el cual depende de condiciones como la salubridad del entorno (por ejemplo: el acceso al agua potable, la contaminación del entorno) y la condición de salud del individuo para aprovechar los alimentos. A nivel internacional, en cuanto a la utilización del término seguridad alimentaria, se identifican dos acepciones diferentes en inglés, y dos dimensiones de un mismo concepto en castellano (seguridad alimentaria). La Organización Mundial de la Salud (OMS), al mencionar el término food safety se refería a la inocuidad de los alimentos, a la garantía de su salubridad para el consumidor; mientras que la expresión food security, en el sentido indicado por FAO, se refiere a la disponibilidad suficiente de alimentos. En el ámbito de la UE, el Reglamento CE 178/22 define los diferentes elementos que constituyen la seguridad alimentaria para el conjunto de países de la UE; en él se prescinde 263

13 del término amplio (food security) adoptando un acuerdo de un enfoque más restringido (food safety), cuya terminología abarca, entre otros elementos, la salubridad e higiene de los productos alimentarios, la alimentación y salud animal, el bienestar de los animales y la protección fitosanitaria y sanitaria a lo largo de toda la cadena alimentaria. A simple vista, cuál es la situación del Magreb central en el aspecto de la seguridad alimentaria? Podría decirse que hay suministro de alimentos, es decir, hay food security, pero quizá menos food safety, al menos en las zonas rurales (no así en las áreas urbanas). 3. Caracterización productiva del Sector Agrario en el Magreb Central 3.1. Marco genérico Como primer elemento de referencia, hay que señalar la superficie geográfica y agrícola de cada país. Estos datos, junto con la superficie que se recolecta, figuran en la Tabla 5, con cifras más actuales que las de la Tabla 4. Se han incluido los datos de España como contraste y referencia. La superficie agrícola no recolectada se refiere a cultivos no contabilizados por FAO, pero sobre todo a áreas en barbecho y pastizales y otros aprovechamientos agrarios que no se cosechan. Tabla 5. Características geográficas destacadas de los países del Magreb Central y de España País Superficie geográfica (km 2 ) Superficie agrícola (miles de ha)* Superficie recolectada (miles de ha)** Argelia ,1 Marruecos ,8 Túnez ,5 España ,1 * Conjunto de tierras cultivables y cultivos y aprovechamientos permanentes. AQUASTAT, FAO; datos ** Suma de superficies recolectadas de los cultivos contabilizados. FAOSTAT, FAO; datos FAO (212): Base de Datos AQUASTAT, Hojas de datos nacionales: 1 FAO (212): Base de Datos FAOSTAT, Estadísticas de cultivos: 264

14 En el caso de Argelia (que es el país de África más extenso) se aprecia la importancia indiscutible de la superficie de desierto. En lo relativo a superficie agrícola, ninguno de los tres países magrebíes alcanza los 1 millones de ha; Túnez, que es el que tiene menor superficie total, presenta un mayor porcentaje de superficie dedicada a la agricultura (un 3 % del total, proporción similar a la de España). Otro aspecto a considerar para la producción agraria es la proporción de superficie que está en régimen de regadío. Los datos correspondientes se recogen en la Tabla 6. Tabla 6. Superficie equipada para el riego en los países del Magreb Central, y en España País Superficie equipada para el riego (miles de ha) Argelia Marruecos Túnez 569, , 394, España 3.818, Datos AQUASTAT, FAO. Argelia y Túnez, datos de 21; Marruecos, datos de 24; España, datos de Un factor adicional, que afecta especialmente al cultivo en secano, es el régimen pluviométrico. En la Figura 1 se muestra, de forma bastante esquemática, la pluviometría media en la zona geográfica objeto de análisis. La superficie no mostrada de Argelia tiene, evidentemente, un régimen de lluvias muy reducido. 11 FAO (212): Base de Datos AQUASTAT, Hojas de datos nacionales. 265

15 Figura 1. Distribución de la pluviometría media anual en el Magreb Central. Base cartográfica: National Geographic Society. Información, United Nations Environment Program 12. Se puede apreciar que hay áreas (las más claras) en las que la pluviometría es relativamente abundante; ello ocurre en la parte de Marruecos más próxima al Estrecho de Gibraltar, hasta la cordillera del Atlas, en la zona de Argelia que rodea Argel, abarcando los Haut Plateaux hasta el Tell sahariano más cercanos y, y también en la zona montañosa próxima a la costa en el área fronteriza entre Argelia y Túnez. En estas tres áreas, las más claras en la imagen, se superan los 6 mm anuales de media, y en las zonas más altas del Atlas marroquí se llega a más de 1. mm, con nevadas invernales. Las pluviometrías inferiores, entre 4 y 6 mm, circundan las zonas antes citadas, e incluyen buena parte de Marruecos, casi todo el resto de la parte de Argelia al Norte del Tell sahariano y aproximadamente el resto del tercio norte de Túnez. En la Figura 1 se corresponde con las áreas de color gris claro. El resto de los tres países tiene un régimen de lluvias inferior a los 4 mm anuales; con más de 2 mm se configura una franja de anchura variable, que circunda las zonas de más lluvia, y el resto del territorio se caracteriza por una aridez muy elevada, que se acentúa hacia el sur. Evidentemente, el régimen de lluvias es un condicionante de primer orden de la actividad agraria. Por una parte, es un limitador directo del potencial productivo en las zonas donde no se dispone de otro suministro alternativo de agua para la vegetación, de modo que en condiciones de secano, pluviometrías de menos de 4-5 mm anuales no permiten un desarrollo satisfactorio de muchas especies cultivadas. Por otro lado, también supone una limitación para el potencial de regadío, en la medida en que el riego es una redistribución, en el espacio y/o en el tiempo, del agua disponible. Por último, aunque no con menos importancia, hay que considerar la disponibilidad de agua como un elemento esencial para la formación del suelo sobre el que se desarrolla la vegetación. La generación del suelo se fundamenta en la actividad biológica que transforma los materiales puramente minerales 12 National Geographic Map Maker, en 266

16 (regolita); en la medida en que escasea la disponibilidad de agua, se reduce la actividad biológica y la velocidad de formación de suelo se ralentiza e incluso se anula. En consecuencia, esta diferencia en la disponiblidad de agua se traduce en la ubicación histórica de las superficies de cultivo. Hay una clara correspondencia entre la disponibilidad de agua de lluvia y las áreas de desarrollo de los cultivos en los países analizados Producción agrícola Los cultivos más importantes, por superficie ocupada, en cada uno de los tres países de la zona objeto de estudio se muestran en la Tabla 7. En los tres países, los dos cereales básicos (trigo y cebada) están en los primeros lugares. El tercer gran cultivo es el olivar, que ocupa el primer lugar, con diferencia, en el caso de Túnez. Hay que decir que tradicionalmente Túnez ha sido uno de los grandes productores mundiales de aceite de oliva. Tabla 7. Cultivos con más superficie dedicada en los tres países del Magreb Central Argelia Marruecos Túnez Cultivo Superficie Cultivo Superficie Cultivo Superficie Trigo 1.66,4 Trigo 2.888,8 Olivo 1.974,2 Cebada 859,1 Cebada 2.17,6 Trigo 72,5 Olivo 282,5 Olivo 6,4 Cebada 387,1 Palmera dat. 159,2 Maíz 231,9 Almendro 18,3 Patata 1,8 Habas secas 175,7 Habas secas 54,1 Viñedo 72,9 Almendro 136, Pistacho 44,2 Avena 71, Garbanzos 75,6 Palmera dat. 4,8 Datos de superficie en miles de ha: Valores medios del período Fuente: FAOSTAT, FAO. 13 Estos cultivos principales pueden servir para dar una imagen básica de las circunstancias y características de la agricultura de cada país. Los aspectos más destacados de estas especies se exponen seguidamente. En todos los casos, los datos proceden de la base de datos estadística de FAO, FAOSTAT, cuya referencia ya se ha dado. En lo que se refiere al trigo, el Gráfico 1 muestra la evolución de superficie cultivada y producción obtenida en los tres países a lo largo de los últimos años. 13 FAO (212): Base de Datos FAOSTAT, Estadísticas de cultivos. 267

17 Gráfico 1. Evolución de la superficie y producción del cultivo de trigo en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años. Superficie, línea continua; producción, línea de trazos miles de ha 2 4 miles de t En la imagen queda de manifiesto la importancia de la superficie de cultivo de trigo en Marruecos, con valores bastante estables que se aproximan a los 3 millones de ha, y que algunos años los superan. En Argelia la superficie ha evolucionado de forma variable en el periodo considerado, aunque con una tendencia global creciente. Las superficies de Túnez, también variables, son lógicamente menores. Las tendencias de la producción son distintas. La producción total en Argelia guarda un paralelismo bastante claro con las superficies cultivadas cada año, y lo mismo ocurre en Túnez. Sin embargo, la cantidad de trigo producido en Marruecos muestra unas variaciones muy notables, distintas a las de superficie. En cuanto al rendimiento, los valores correspondientes quedan reflejados en el Gráfico 2, que se muestra a continuación. 268

18 Gráfico 2. Evolución del rendimiento medio del cultivo de trigo en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años kg/ha Los mayores rendimientos corresponden a Túnez, y los menores, en términos globales, a Argelia. Se observa que los rendimientos son bastante variables, sobre todo en el caso de Marruecos; esta variabilidad es la responsable de las oscilaciones en el valor de la producción final de este país. En lo relativo a la cebada, los datos de superficie y producción de los tres países a lo largo de los últimos años quedan reflejados en el gráfico adjunto. Gráfico 3. Evolución de la superficie y producción del cultivo de cebada en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años. Superficie, línea continua; producción, línea de trazos miles de ha miles de t

19 Queda de manifiesto la gran diferencia de superficie cultivada entre Marruecos por un lado y Argelia y Túnez por el otro. Sin embargo, al igual que ocurría con el trigo, la producción final de Marruecos presenta más oscilaciones, y en algunos años su producción final es del mismo orden que la de los otros dos países, a pesar de que la superficie dedicada sea al menos el doble. Los datos correspondientes a los rendimientos medios quedan reflejados en el Gráfico 4. Al final del periodo analizado los valores en los distintos países son muy similares; la tendencia global es ligeramente creciente en el caso de Argelia, y más acusada en Marruecos y Túnez, que presentan datos más variables previamente. Gráfico 4. Evolución del rendimiento medio del cultivo de cebada en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años kg/ha Por otra parte, los datos de superficie y producción correspondientes al cultivo del olivar se reflejan a continuación, en el Gráfico 5 adjunto: 27

20 Gráfico 5. Evolución de la superficie y producción del cultivo de olivo en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años. Superficie, línea continua; producción, línea de trazos miles de ha miles de t Se puede observar que, en general, existe un paralelismo bastante grande entre superficie y producción. Sin embargo, hay diferentes cuestiones a considerar; por una parte, la variabilidad entre campañas de la superficie dedicada a olivar en Túnez. Al tratarse de un cultivo arbóreo, esa variabilidad no tiene una justificación razonable, sobre todo en términos de aumento de un año al siguiente, salvo que lo que se esté computando es la superficie realmente cosechada del cultivo, y no la total. También es de destacar el aumento notable de producción en los últimos años en Argelia y, sobre todo, en Marruecos. La evolución del rendimiento medio en estos tres países está recogida en el Gráfico 6 siguiente. 271

21 Gráfico 6. Evolución del rendimiento medio del cultivo de olivo en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años kg/ha En esta gráfica se constata, por una parte, la progresión en los rendimientos en Argelia y Marruecos, que contribuye a explicar el aumento de producción en estos países. Por otro lado, el mantenimiento casi invariable del rendimiento en Túnez puede confirmar la hipótesis de que la superficie que se contabiliza en las estadísticas (al menos para este país) es la cosechada en cada año Producción ganadera En el análisis de la producción ganadera conviene considerar tanto las características de la cabaña de cada especie como la producción o producciones que esta cabaña proporciona. En la faceta de ganadería disponible, el Gráfico 7 muestra la evolución en los tres países de los censos de ganado ovino y caprino. Los datos proceden de las estadísticas de FAO, tanto en lo relativo a poblaciones de las diferentes especies 14 como a las producciones obtenidas FAO (212): Base de Datos FAOSTAT, Estadísticas de censos ganaderos: default.aspx#ancor. 15 FAO (212): Base de Datos FAOSTAT, Estadísticas de producciones animales: default.aspx #ancor. 272

22 Gráfico 7. Evolución e importancia del censo de ganado ovino y caprino en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años. Ganado ovino, línea continua; ganado caprino, línea de trazos miles de cabezas En los tres países hay un predominio claro de ovino sobre caprino, si bien en el caso de Argelia la importancia relativa, en dimensión de la cabaña, del ganado caprino es algo menor. En los tres casos los censos se mantienen bastante estables, con una ligera tendencia creciente más o menos apreciable. El ganado vacuno, aunque sea numéricamente menos importante, es una especie de gran relevancia en el suministro de producciones animales. La cabaña de esta especie en los tres países, y su evolución en los últimos años, se muestran en el Gráfico

23 Gráfico 8. Evolución e importancia del censo de ganado vacuno en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años 3 miles de cabezas La tendencia de los censos de esta especie es de una gran estabilidad, aunque se detecte una cierta disminución en el caso de Túnez. Llama la atención la gran diferencia de tamaño entre las cabañas de Marruecos y Argelia. Las especies equinas tienen una presencia desigual en estos tres países. Los datos correspondientes quedan reflejados en el Gráfico 9. Gráfico 9. Evolución e importancia de los censos de equinos en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años. Ganado caballar, línea continua; ganado asnal, línea de trazos; ganado mular, línea de puntos miles de cabezas

24 También en este caso son destacados los datos correspondientes a Marruecos que, por otra parte, muestran bastante estabilidad. La población asnal (y en menor medida, mular) de este país es notablemente superior a la de Argelia y Túnez, lo que puede ser indicio de una menor mecanización y de la conservación e implantación de otras alternativas de tracción y transporte. La causa puede radicar en un grado objetivamente menor de desarrollo, o bien en la mejor adaptación a condiciones de terreno muy poco aptas para los medios mecánicos. Las poblaciones menores, con diferencia, en estas especies corresponden a Argelia. Para completar las especies con presencia relevante, se recogen en el Gráfico 1 las poblaciones de gallinas y de camellos. Los censos de gallinas en Argelia y Marruecos son del mismo orden de magnitud, aunque el de Marruecos muestra una tendencia claramente creciente. También tiene esta tendencia la población en Túnez. En cuanto a los camellos, resulta especialmente destacado el censo de Túnez, que no tiene una justificación aparente clara, y llama asimismo la atención a primera vista la escasa cuantía de esta especie en Marruecos, que puede explicarse por la menor importancia relativa de las zonas desérticas y subdesérticas en su territorio. Gráfico 1. Evolución e importancia del censo de gallinas y camélidos en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años. Gallinas, línea continua; camellos, línea de trazos Gallinas. Milones de cabezas Camellos. Miles de cabezas Al tratarse de países esencialmente musulmanes, la cabaña porcina es puramente testimonial (el máximo registrado es en Marruecos, con menos de 9. cabezas), y en todos ellos se pueden encontrar conejos, patos, pavos, gallinas de Guinea, etc. en cantidades variables. 275

25 En lo que se refiere a las producciones ganaderas, el Gráfico 11 muestra en primer lugar la producción de leche de oveja y cabra en cada uno de los tres países durante los últimos años. Gráfico 11. Evolución e importancia de la producción de leche en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años. Leche de oveja, línea continua; leche de cabra, línea de trazos 3 25 miles de t Se observa que en los tres países la producción de leche de ambas especies es del mismo orden de magnitud. Sin embargo, destaca significativamente que la producción de leche en Marruecos es muy inferior, en relación a la dimensión de las respectivas cabañas, que la de los otros dos países. En todos los casos, la comparación de estas producciones con los respectivos censos indica claramente que la productividad láctea del ganado caprino es mucho más alta que la del ovino. El otro gran apartado de producción láctea corresponde a la leche de vacuno. En el Gráfico 12 se muestra la evolución de esta producción en los tres países. Se ha incluido asimismo la producción de leche de camella, a escala distinta. 276

26 Gráfico 12. Evolución e importancia de la producción de leche en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años. Leche de vaca, línea continua; leche de camella, línea de trazos 2 2 Vaca; miles de t Camella; miles de t En el caso de la leche de vacuno, la productividad es muy superior en Argelia; la población vacuna es prácticamente la mitad que en Marruecos, y se alcanzan producciones globales similares. En este aspecto influyen numerosos factores, desde la estructura y pureza racial de la cabaña hasta los sistemas de explotación y alimentación. En todo caso, tanto en Marruecos como en Argelia se observa una tendencia creciente de la producción a lo largo del periodo mostrado, con aumentos del 4-5 %. En Túnez también se ha producido un aumento, pero mucho menor. La leche de camella tiene unas producciones bastante reducidas, con cifras máximas en Argelia. La producción de carne se muestra en las gráficas siguientes. En primer lugar figura la correspondiente a ovino y caprino, aunque cuantitativamente no sean las más importantes. 277

27 Gráfico 13. Evolución e importancia de la producción de carne en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años. Carne de ovino, línea continua; carne de caprino, línea de trazos 2 16 miles de t En el caso de la carne de ovino, la producción argelina es claramente superior a la de Marruecos, a pesar de que las cabañas son del mismo orden de magnitud; hay que recordar, además, que la producción láctea también es superior en Argelia. Eso puede indicar una mayor tecnificación e intensificación de esta ganadería. La carne de caprino tiene en los tres países una importancia mucho menor, y guarda una mejor concordancia (aunque no completa) con la dimensión de los respectivos censos. Las otras dos grandes producciones cárnicas son las relativas a vacuno y ave, concretamente pollo. El Gráfico 14 recoge los datos correspondientes. 278

28 Gráfico 14. Evolución e importancia de la producción de carne en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años. Carne de vacuno, línea continua; carne de pollo, línea de trazos. 6 5 miles de t La producción de carne de vacuno es mayor en Marruecos; ha ido progresando paulatinamente. Sin embargo, la producción de carne por cabeza es menor que en los otros dos países. En el caso de la carne de pollo, tanto Argelia como Túnez mantienen un ritmo global de producción estable, mientras que la producción en Marruecos es superior y creciente. Además, mientras que la productividad en Marruecos es máxima y ha crecido más que la cabaña correspondiente, en el caso de Argelia la cantidad de carne por unidad de censo se ha reducido, ya que la producción está estabilizada y el censo ha ido aumentando paulatinamente. Para completar la perspectiva de producciones ganaderas, se pueden revisar los datos correspondientes a la producción de huevos. El Gráfico 15 muestra los datos relativos a la producción de huevos de gallina, que es la más importante con gran diferencia. La mayor producción corresponde a Marruecos, aunque se ha reducido apreciablemente a partir de 28. Esta evolución no concuerda bien con la tendencia progresiva y creciente del censo. La producción en Argelia se incrementó notablemente en 22, y desde entonces sigue aumentando paulatinamente. Las cifras de Túnez están completamente estabilizadas. 279

29 Gráfico 15. Evolución e importancia de la producción de huevos de gallina en Argelia ( ), Marruecos ( ) y Túnez ( ) durante los últimos años miles de t Algunas consideraciones sobre el potencial de crecimiento de la producción agraria En este punto se realizará un análisis global de las posibilidades de crecimiento de la producción agraria en los países considerados, teniendo en cuenta esencialmente a algunos de los factores que pueden ser indicativos de las restricciones actuales y futuras para ese potencial. En el marco del medio físico, el relieve del terreno y las cualidades del suelo son dos elementos determinantes. Aunque es suficientemente conocida en líneas generales, la topografía de la zona queda reflejada básicamente en la imagen adjunta. 28

30 Figura 2. Representación genérica del relieve topográfico en el Magreb Central Base cartográfica: National Geographic Society 16 En los tres países, las zonas más dedicadas a la actividad agrícola y ganadera se caracterizan, en términos generales, por una orografía acentuada, que tiene su máxima expresión en las montañas del Atlas, tanto en Marruecos como en su extensión hacia el este en las dos ramas del Tell (Tell costero y Tell sahariano) y en su extremo oriental en la Kabilia y otros macizos montañosos en la frontera entre Argelia y Túnez y en la zona norte de este último país. Estas condiciones de relieve restringen las posibilidades de un cultivo extensivo con un grado elevado de mecanización. Por otro lado, estas mismas condiciones dificultan la formación de suelos muy evolucionados y con alta fertilidad. Fuera de esas zonas, las superficies más suaves corresponden, en su mayor parte, a áreas donde se imponen otros factores restrictivos, sobre todo la falta de agua y las temperaturas extremas. Otro aspecto a considerar es el ya apuntado de la disponibilidad de agua. En lo relativo a la pluviometría, ya se han comentado al inicio de este documento algunas características básicas de esta disponibilidad, en términos de pluviometría (Figura 1). Otra forma de considerar la repercusión del régimen pluviométrico es el índice de aridez, representado aquí por el cociente entre la precipitación media anual y la evapotranspiración de referencia. En la Figura 3, las áreas costeras y la pequeña mancha de las cumbres del Atlas, oscuras, corresponden a cocientes superiores a,65 (climas húmedos); las zonas contiguas ligeramente más claras representan climas secos-subhúmedos (cociente entre,5 y,65). El tono más claro representa las áreas con climas semiáridos (cociente entre,2 y,5); los tonos más oscuros hacia el sur corresponden a climas áridos o hiper-áridos. 16 National Geographic Map Maker, en 281

31 Figura 3. Representación gráfica del índice de aridez (relación entre pluviometría y evapotranspiración potencial). Explicación en el texto Fuente: The World Bank (27) 17 Las posibilidades de uso de agua en la agricultura vienen asimismo indicadas por la cuantía de los recursos hídricos disponibles. La Tabla 8 adjunta refleja las cantidades más significativas en este aspecto en los tres países del área. También se incluyen, como referencia, los valores correspondientes a España. Tabla 8. Disponibilidad de agua en los países del Magreb Central y en España País Recursos hídricos renovables totales (km 3 /año) Uso, como porcentaje de los recursos Recursos hídricos renovables per cápita (211) (m 3 /hab año) Capacidad de embalses (km 3 )* Argelia 11, ,3 5,7 Marruecos 29, 4 898,6 16,9 Túnez 4, ,7 2,5 España 111, , 52,6 * Datos de 28, excepto España (21) Fuente: Aquastat, FAO Bucknall, Julia (ed.) (27): "Making the most of scarcity: Accountability for better water management results in the Middle East and North Africa", MENA development report, Washington D.C. - The World Bank, en 282

Sitemap